En la muerte de Neruda


Hay un aliento que respira en Adonais & el Canto General
Y un aliento que expira en las Bombas y los ladridos
Hay un aliento que respira silencio en las montañas
verdes de nieve
Y un aliento que no respira en lo absoluto

Allen Ginsberg
Trad. de Alberto Blanco