Hacia el fin del mundo



Hongo atómico
denso vapor cremoso corona de niebla
medusa de los tiempos nos empujas al espacio
levantas los pies del plato de la tierra
que ha vuelto a ser plana una vez mas.

La raza asesina ya en extinción sigue creciendo
el banquete se acerca a los postres. Redondeces
y la espuma escapa fuga se extiende circular como una tela blanca
y de entre lisos médanos de arena emergen

los cuatro jinetes hambre frío pánico y locura senil
buscan formar un batallón gallardo de esqueletos
que se echan al galope por la playa hacia la carpa
en la que duermen sin sospechar el Apocalipsis
los nietos del tiempo.


Jorge Hacker