Prohibido pasar

 
No se puede pasar por aquí no hay puerta no hay
llave no hay más que la roca y la baba y
no hay nada que hacer
y no hay más que signos y símbolos y cercos y
ceros y caries y cáscaras y cofres y corchos
y curias y culpas y no hay nada que hacer
no nada que engendre ni para ni ruja ni ría ni
mate ni ordeñe ni trepe a los árboles ni
escupa en el río ni cuelgue el teléfono ni
limpie la baba de no hay nada que hacer
ni los barcos ardiendo de música ni los
gallardetes del sexo ni el jabón de los
parques ni la televisión de la jungla ni la
nuca de pelo ni nalgas ni vértebras ni dos
mil millones de cepillos de dientes
no hay nada que hacer

No se puede pasar por aquí ni desnudo ni negro
ni occiso ni arcángel ni a tiros ni fantasma
ni enfermo ni un jueves ni a gatas ni ahora
ni nunca ni nadie ni nada que hacer

No nada ni el cuerpo maniatado hasta los ojos
podrá sacar de los bolsillos una gota de
sangre para el peaje en el alma enredada
en sus tripas encuentra la cédula
ni el espíritu con su ojo enrojecido
da luz ni la familia se moverá un
centímetro del retrato de las Bodas de Oro
de la Edad de Oro de nada de la conquista
del espacio para nada de la civilización
occidental por nada de la producción en
masa de NO HAY NADA QUE HACER

Juan Antonio Vasco