La mentira y sus piernas


La mentira tiene piernas muy cortas;
la verdad no camina, se arrastra;
las palabras se mueven con soltura ideal.
La mentira tiene piernas muy bellas,
la verdad se las mira de reojo
y el mundo silba, se hace el distraído.
La mentira tiene piernas muy largas,
yo camino con mis pies y, como el mundo,
me muero por las dulces, suaves piernas
de la mentira, que ni se acuerda de mí.

 
Juan Sasturain
1977